Si alguna vez has buscado en internet, ¿es normal que en ocasiones mis encías sangren?, la respuesta es NO.

En muchas ocasiones podemos percibir que las encías sangren tras cepillarnos los dientes o inclusive de forma espontanea en el peor de los casos, lo que nos hace pensar que algo no anda bien en nuestra boca, pero ¿por qué sucede esto?

Normalmente las encías sanas, tienen un color rosa pálido, una textura firme y un ligero puntilleo, toda la encía cubre la raíz de los dientes y el borde de los cuellos. La papila interdental se adhiere bien y tiene un aspecto triangular entre los dientes. La principal razón de que las encías sangren es porque están inflamadas debido a la acumulación de la placa bacteriana alrededor del diente, la mala higiene, o por una mala técnica de cepillado, lo que llega a ocasionar la inflamación del tejido gingival.

Otras causas secundarias se deben a procesos hormonales como lo son el embarazo, la menstruación, o enfermedades crónicas como la diabetes, que tienden a causar xerostomía (generar poca saliva), que a su vez puede modificar el pH de la boca y convierte a la cavidad bucal en un ecosistema más rico para que las bacterias proliferen.

 ¿Qué es la gingivitis?

Las bacterias de la placa dental producen la inflamación que causa sangrada. Ésta se acumula en forma de sarro, que suele percibirse como placas duras, que típicamente se forman en la parte interna de los dientes, en esta fase de la enfermedad se debe realizar una limpieza dental con ultrasonido para eliminar todas las bacterias. Comenzar con una pauta de higiene dental acompañada con una correcta técnica de cepillado, cepillo de cerdas suaves, hilo dental y cepillos interdentales que estimulen un masaje a la encía, el uso de colutorio con clorhexidina al 0,12%  es un auxiliar durante el tratamiento, sin embargo debe de utilizarse durante un periodo máximo de 2 semanas para evitar efectos secundarios como pigmentación de los dientes.

 ¿Qué es la periodontitis?

 Cuando no se trata a tiempo la gingivitis, la enfermedad de las encías sigue avanzando. Se forman unas bolsas periodontales que aumentan el sangrado y las bacterias destruyen el hueso que soporta los dientes y esto provoca que comiencen a moverse y pueda causar dolor de manera espontánea o por el cambio de temperaturas entre frio y calor.

En esta fase de la infección, el pronóstico es favorable si se trata con tratamiento periodontal, llevando a cabo un curetaje (limpieza profundas por debajo de la encía) cirugía periodontal (remodelación de las encías) acompañado de una ferulización lingual para evitar movilidad, de lo contrario, si no se trata a tiempo, puede causar la pérdida irreversible de los dientes. 

 Consejos para sanar las encías enfermas:

  • Lavarse los dientes 3 veces al día, ayudado de un cepillo de cerdas suaves, que como hemos mencionado ayuden a dar un masaje a las encías, y así estimular que el periodonto se acomode en su sitio nuevamente.
  •  Asistir a limpieza dental al menos 2 veces al año y en caso de ser fumador cada 3 meses.
  •  Utilizar seda interdental al menos una vez al día y un cepillo interdental en los espacios mayores a 2 mm, así nos aseguramos de limpiar los restos de alimento al 100 %.
  • Comer alimentos altos en fibra que ayuden a la limpieza de los dientes y beber suficiente agua a lo largo del día.

 

En IVAL sabemos que la mejor forma de mejorar la salud periodontal es auxiliarte con especialistas  de confianza que te brinden de manera sencilla planes de tratamiento personalizados y con un plan de pago a tu alcance. Tenemos más de 10 años en servicio que avalan la experiencia en la especialidad de periodoncia. No dejes de visitar a tu odontólogo y lucir tu mejor sonrisa esta primavera.

 

 

Sangrado de encías