Con el objetivo de hacer una rehabilitación eficaz, estética y funcional en la cavidad oral, en los últimos años cada vez más personas optan por el uso de implantes dentales, es por ello que te explicamos a continuación como se realiza la colocación, rehabilitación y cuidados de estos
aditamentos dentales que han llegado para quedarse.
Es muy importante que cuando acudas al dentista sepas que el tratamiento te llevará un proceso aproximado de 3 – 9 meses para poder comprobar el éxito del tratamiento.
En la fase de diagnostico lo más importante es la valoración de la boca de una manera integral, esto se consigue mediante la realización de una radiografía panorámica y un CBCT (tomografía 3D, TAC), esta última para corroborar qué cantidad y calidad de hueso maxilar (superior) o mandíbula (inferior) conserva el paciente.
En la mayoría de los casos la opción de colocar implantes dentales es viable, siempre y cuando
exista suficiente hueso donde colocar el implante, o en el peor escenario donde se deberá agregar un injerto de hueso del mismo paciente, sacado de la mandíbula, proveniente de la elevación en el seno maxilar o por injerto de hueso artificial.
Una vez tengamos un diagnóstico favorable, el paciente entrará a la fase quirúrgica, durante la
cirugía que suele durar aproximadamente entre 30 y 60 minutos, el paciente podría experimentar algo de ruido, vibraciones por el aparato dental y acúmulo de agua en la boca, pero nunca dolor , ya que siempre se coloca una anestésico local que protege al paciente de todo malestar.
En esta fase del procedimiento es importante mencionar que existen dos técnicas para preparar la zona a rehabilitar:

1) Implantes tradicionales: En donde tras terminar la colocación del implante dental, el paciente tendrá que morder una gasa durante 30 minutos para evitar hemorragia, siempre acompañado de una bolsa de hielos y evitar sol, comidas calientes durante 24 horas y manteniendo una dieta blanda para evitar inflamación, ayudado de analgésicos y antibiótico para terminar de sanar la herida. A los 7 días siguientes se retiran los puntos de sutura y posterior a ello, se debe esperar al menos 3 meses para que el implante se una al hueso del paciente (proceso de oseo integración). Es muy importante la participación del paciente para que la cicatrización del implante al hueso se lleve a cabo, por ello no debe someterse a fuerzas de masticación demasiado fuertes y limpiar con mayor dedicación la zona edéntula. Tras ese periodo de cicatrización, entraremos a la fase protésica , siendo la rehabilitación posible mediante unos pilares que irán colocados sobre el implante realizado, que servirán a su vez para colocar las futuras coronas individuales (casquillos cerámicos, zirconio ) o puente fijo ( si son más de 2-3 unidades de dientes continuos), para ello se deberán tomar nuevas medidas de impresión en ambas arcadas de la boca, y una vez definido qué tipo de prótesis se realizará se irán haciendo distintas pruebas donde se revisará la altura, el color y el tamaño de la prótesis conforme a la estética deseada. Es bueno recordar que la fase de mantenimiento de la prótesis será anual para verificar que las prótesis no sufran deterioro o movilidad.

2) Implantes de carga inmediata: es una técnica dentro de la implantología avanzada donde se permite la colocación de una prótesis dental tras la colocación del implante. Mediante el uso de implantes corticales o basales conseguimos un excelente anclaje óseo y eso permite que el paciente pueda llevar una prótesis provisional fija y sin paladar el mismo día de la colocación de los implantes. Ésta es una gran ventaja frente a la técnica tradicional y conserva la misma tasa de éxito.

En IVAL CLÍNICA DENTAL, estamos orgullosos de ser expertos en la colocación y rehabilitación de implantes dentales tanto con carga inmediata, como en implantes tradicionales, los cuales pueden ser financiados en cómodos pagos y con la confianza de profesionales altamente cualificados que están listos para acompañarte a lo largo de tu recuperación buco-dental.

Implantes